sirena romana

Sirena Romana es un homenaje a Carlota de México, emblema de liderazgo y valor, que representa el vínculo interesante entre Italia y México, especialmente en un momento en que éstas eran cualidades raras en una mujer.
La única hija de Leopoldo I, rey de los belgas, partió en 1864 de Trieste Castillo de Miramar para convertirse en emperatriz de México junto a Maximiliano de Habsburgo en el período final -y por lo tanto, más crítico– asentamiento europeo. Volvió a Europa, en Roma, para defender la causa de su marido después de su asesinato, y fue aquí que dio los primeros signos de un trastorno mental grave, al negarse a beber agua que no fuera la de la Fontana de Trevi. El hermano Felipe llegó hasta ella y la llevó a Miramar, donde al parecer, se encontró bajo la cruel supervisión de los agentes de seguridad austriacos hasta que sus hermanos fueron capaces de llevarla a Bélgica. Carlota de Bélgica fue la última en morir de todas las personalidades involucradas en el tema político que la llevó a México, tanto en el continente europeo como en los EUA. Uno de los retratos literarios más famosos de Carlotta se encuentra en la novela (una de mis favoritas)  de Fernando del Paso, Noticias del Imperio:
«Yo soy Carlota Amelia, mujer de Fernando Maximiliano José, Archiduque de Austria, Príncipe de Hungría y de Bohemia, Conde de Habsburgo, Príncipe de Lorena, Emperador de México y Rey del mundo, que nació en el Palacio de Schönbrunn y fue el primer descendiente de los Reyes Católicos Fernando e Isabel que cruzó el mar océano y pisó las tierras de América, y que mandó construir para mí a la orilla del Adriático un palacio blanco que miraba al mar y otro día me llevó a México a vivir a un castillo gris que miraba al valle y a los volcanes cubiertos de nieve, y que una mañana de junio de hace muchos años murió fusilado en la ciudad de Querétaro. Yo soy Carlota Amelia, Regente de Anáhuac, Reina de Nicaragua, Baronesa del Mato Grosso, Princesa de Chichén Itza. Yo soy Carlota Amelia de Bélgica, Emperatriz de México y de América: Tengo ochenta y seis años de edad y sesenta de beber, loca de sed, en las fuentes de Roma».

*esta obra ha sido expuesta en la Biennale MarteLive 2017

TAGS

Share this Project