j

Lorem ipsum dolor amet, consect adipiscing elit, diam nonummy.

Follow Us

Search

AHTZIRI LAGARDE
Bicycle in the beach of Playa del Carmen

Perlas Caribeñas

[x_section style=”margin: 0px 0px 0px 0px; padding: 45px 0px 45px 0px; “][x_row inner_container=”true” marginless_columns=”false” bg_color=”” style=”margin: 0px auto 0px auto; padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_column bg_color=”” type=”1/1″ style=”padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_tab_nav type=”two-up” float=”top”][x_tab_nav_item title=”English” active=”true”][x_tab_nav_item title=”Español” active=”false”][/x_tab_nav][x_tabs][x_tab active=”true”]

I’m so thrilled to announce I’m introducing spanish language in the blog. I wanted to do it for a long time now and I’m so happy to be able to communicate better with spanish-speaking community through these gray paragraphs :) And which post better to begin with than my last travel to the Mexican caribbean? I used to visit Mexico once per year/year and a half and not because I didn’t want to do it more often, it was mainly because in Italy August is the holiday month, it’s like the whole country stop working for 30 days (or more!): so many times I found myself deciding between visit my country or exploring new countries, hard decision (without mentioning the expenses)! The good news are that I found out that you can travel in January or October paying the half of what I usually pay in Summer. That’s a good fix, either for the money or for having the Summer available to explore new cities as well. For those who are wondering how much it costs flying to Mexico (from Italy) in those months, doing it in January/October costs around €500 while in August €1000. Big difference. And it’s way more convenient stopping in Mexico City than flying directly to Cancun. That said, let me share with you my favorite gems of the turquoise zone.

The first place I’ve visited was Puerto Morelos, a tiny town that is 20 minutes far from Cancun. Does it worth a visit? Yes, if what you are looking for is a break from the rush of the big cities or the crazy touristic fauna often seen in places like Cancun or Acapulco (and let’s be honest, Playa del Carmen too). Puerto is a town with no traffic lights, where you still can found 1lt. of orange juice for $3 and if you are lucky enough (i won’t specify which type of luck here) you could find in your way, why not, a nice crocodile. Once there, you cannot avoid visiting Unico Beach Club, which won my heart last January bringing The Wailers in concert ❤ And on top of that, they have the Argentinian chef Marcos Walfisch in the kitchen, who never but never ever, has served a dish that I didn’t love.

[/x_tab][x_tab active=”false”]

Escribir en español en este blog era una inquietud que me pellizcaba el alma desde hace un buen rato. Había pensado en algunas ideas y hasta hice una encuesta, pero al final decidí que el blog permanecería en inglés puesto que la estructura y todos los posts ya estaban en ese idioma. Este fin de semana pensaba en lo importante que es para mí la comunidad de habla hispana y lo mucho que sentía no poder compartir más cosas en mi idioma madre, así que pensé: “¿Por qué no escribir en los dos idiomas?”. Obviamente, la posibilidad de tener una versión del blog en español ya ha sido considerada y descartada. Ustedes no tienen una idea de lo complicado que es crear y mantener uno (al menos para mí). Tal vez hubiera sido más fácil contratar a un profesional para que se encargara del asunto, pero las pequeñas satisfacciones son adictivas. Igualmente, creo que el hecho de no poder escribir en español, ha traído como consecuencia que yo no escriba mucho aquí, cuando de hecho, este sitio ha sido creado para tener una conexión más íntima y casual con mis lectores. De ahora en adelante, podrán encontrar un párrafo grisáceo escrito –y no traducido por Google– en español :)
¡Y qué mejor post para desempolvar el español que uno acerca de mi último viaje al Caribe mexicano!
Solía visitar México una vez cada doce/dieciséis meses; y no por que no quisiera hacerlo más seguido, más bien por que tenía que decidir entre conocer nuevos países en Agosto (el único mes en el que los italianos tienen vacaciones) o visitar el mío. Ustedes entenderán el dilema. Y digo solía por que mi brillante cabecita descubrió sólo apenas unos meses que si viajo en Enero u Octubre, el boleto me sale en la mitad; de tal forma, puedo visitar nuevos lugares en Agosto y seguir visitando México una o hasta dos veces por año. Por los que se lo están preguntando, viajar en Agosto a México cuesta alrededor de €1000, mientras que viajar en dichos meses cuesta €500. A diferencia de otras ocasiones cuando visitaba la capital y al menos otros ocho estados –preferiblemente desconocidos–, esta vez no dejé que la Dora La Exploradora que hay en mí tomara vuelo, así que opté por pasar más tiempo de calidad con mis seres queridos en la Ciudad de México y con mi mejor amiga en el Caribe, al cual dedicaremos este grandioso post.

El primer lugar que visité fue Puerto Morelos, un pueblito bicicletero que está a unos veinte minutos de Cancun. ¿Vale la pena visitarlo? Sí, si lo que estás buscando es un break del frenesí de las metrópolis o de las abominaciones turísticas características en lugares como Cancún o Acapulco (y digámoslo, también en Playa del Carmen). Puerto es un lugar sin semáforos donde un litro de jugo de naranja todavía cuesta 25 pesos y si tienes suerte –sin especificar de qué tipo–, hasta te puedes encontrar con uno que otro cocodrilo. Una vez ahí, no se puede no visitar el Unico Beach Club, que Este Enero se ganó mi corazón trayendo en concierto a los Wailers ❤ Por si eso fuera poco, en la cocina tienen al chef argentino Marcos Walfisch que ya sea en sus pizzerías o en los restaurantes donde ha trabajado, nunca pero NUNCA, me ha traído un plato decepcionante.

[/x_tab][/x_tabs][x_image type=”none” src=”http://www.ahtzirilagarde.com/wp-content/uploads/MarciaatUnico.jpg” alt=”” link=”false” href=”#” title=”” target=”” info=”none” info_place=”top” info_trigger=”hover” info_content=””][x_image type=”none” src=”http://www.ahtzirilagarde.com/wp-content/uploads/LunchatUnico.jpg” alt=”” link=”false” href=”#” title=”” target=”” info=”none” info_place=”top” info_trigger=”hover” info_content=””][x_image type=”none” src=”http://www.ahtzirilagarde.com/wp-content/uploads/BeerUnico.jpg” alt=”” link=”false” href=”#” title=”” target=”” info=”none” info_place=”top” info_trigger=”hover” info_content=””][x_tab_nav type=”two-up” float=”top”][x_tab_nav_item title=”English” active=”true”][x_tab_nav_item title=”Español” active=”false”][/x_tab_nav][x_tabs][x_tab active=”true”]

I’ve spent the most of the time in Playa del Carmen visiting my favorite places and going with Marcia to her exhibitions. Finally I was able to visit the new location of my favorite club, La Santanera, which now is located in the same place where Basico (another must I’ll miss a ton) used to be :( I still don’t know if I liked the new project but it’s certainly still a worthy place either for their great selection of electronic music or the whole concept behind. Another place I really like is Reina Roja Hotel, with its fantastic terrace –and amazing design– where I was drinking the house’s cocktail with all the terrace just for me. It’s terribly ironic how I was celebrating life that day and just the day after, a guy lost his. As you can deduce by the accident, I visited Playa del Carmen for the BPM festival, although the tickets went sold out before I could get them. Classic.

[/x_tab][x_tab active=”false”]

La mayor parte del tiempo la pasé en Playa del Carmen visitando mis lugares favoritos y acompañando a Marcia a sus exhibiciones de canto. Finalmente pude visitar las nuevas instalaciones de mi club favorito, La Santanera, que ahora se encuentran en las que alguna vez pertenecieron al difunto Básico, otro lugar que me hacía suspirar. Aún no sé si me encantó la nueva propuesta, pero sigue siendo un lugar muy digno de visita ya sea por su gran selección de música electrónica que por el concepto. Otro de mis lugares favoritos es Reina Roja Hotel, donde me tomé a solas, con la terraza todita para mí, un cocktail con el mismo nombre. Las ironías de la vida dictarían que un día después de que yo estuviera ahí festejando la vida, alguien perdiera la suya cayendo de esa terraza en una noche de reven. Como pueden deducir por el accidente, visité Playa del Carmen en pleno festival BPM. Las entradas pasaron a sold out seis días antes del cierre dejándome como novia de rancho. Clásico.

[/x_tab][/x_tabs][x_image type=”none” src=”http://www.ahtzirilagarde.com/wp-content/uploads/CaribbeanFlowersandMicrophone.jpg” alt=”” link=”false” href=”#” title=”” target=”” info=”none” info_place=”top” info_trigger=”hover” info_content=””][x_tab_nav type=”two-up” float=”top”][x_tab_nav_item title=”English” active=”true”][x_tab_nav_item title=”Español” active=”false”][/x_tab_nav][x_tabs][x_tab active=”true”]

One day before my departure, we decided to visit Cozumel. As a local, Marcia decided to take me to that not touristic side of the island, Punta Morena. Loved it. To get there you must rent a car and I’d suggest to rent it before embarking the ferry –and with a serious company– or you could end up in a folkloric experience with a car without brakes like us. You have plenty of beautiful beaches to stop by along the coast. As we couldn’t choose, we decided to stop in almost all of them. I have to say that seeing the caribbean beaches without the touristic load gives to everything a fresh meaning.

[/x_tab][x_tab active=”false”]

Un día antes de que me fuera, decidimos hacer una excursión a Cozumel. En calidad de local, Marcia me llevó a Punta Morena, el lado de Cozumel que pocos conocen. Para llegar ahí se tiene que rentar un coche. Aconsejaría rentarlo antes de llegar a la isla y de preferencia, hacerlo con una compañía seria para no acabar en un folclórico encuentro con un coche sin frenos como nosotras. Después de varios dimes y diretes, atravesamos la isla en un nuevo automóvil rumbo la costa opuesta. A lo largo de esta, nos paramos en diversas playas; la ausencia de fauna turística le da siempre un toque más aventurero a todo.

[/x_tab][/x_tabs][x_image type=”none” src=”http://www.ahtzirilagarde.com/wp-content/uploads/BlueVolkswagen.jpg” alt=”” link=”false” href=”#” title=”” target=”” info=”none” info_place=”top” info_trigger=”hover” info_content=””][x_image type=”none” src=”http://www.ahtzirilagarde.com/wp-content/uploads/PuntaMorenaMarcia.jpg” alt=”” link=”false” href=”#” title=”” target=”” info=”none” info_place=”top” info_trigger=”hover” info_content=””][x_image type=”none” src=”http://www.ahtzirilagarde.com/wp-content/uploads/MarciaPortrait.jpg” alt=”” link=”false” href=”#” title=”” target=”” info=”none” info_place=”top” info_trigger=”hover” info_content=””][x_tab_nav type=”two-up” float=”top”][x_tab_nav_item title=”English” active=”true”][x_tab_nav_item title=”Español” active=”false”][/x_tab_nav][x_tabs][x_tab active=”true”]

Despite not being able to visit them this time, I can’t avoid mentioning my favorite caribbean jewels: Holbox and Xcacelito, to which I hope to dedicate their own post soon. The first one is a tiny island in the middle of the Caribbean. What I love: its colors, weather, folklore that gets you in that  this is the life mood. What i don’t like: its prices (as every island) and its mosquitos, which are a Chuck Norris insect version. Holbox has a very important place in my heart to the point that often you can hear me saying is my favorite corner of the planet. I highly recommend Hotel Casa Las Tortugas, an hotel lovely decorated with vibrant Kahlo-ish accents; their jalapeño martini is a must if you like spicy flavors.
The second jewel is Xcacelcito, a beautiful beach located between Playa del Carmen and Tulum. ITs speciality: several kilometers of white virgin sand and hidden cenote in the back, yes.

I’ll leave you with this pic of the last sunset I’ve seen there. It happened a few moments before embarking the ferry to going back to Playa. I’ve never been this happy for a long line.
Which are your favorite Caribbean gems?

[/x_tab][x_tab active=”false”]

A pesar de no haber podido visitarlas en esta ocasión, no puedo dejar de mencionar mis joyas caribeñas favoritas: Holbox yXcacelito, a las cuales espero dedicar su propio post en un futuro no muy lejano. La primera, es una isla diminuta en medio del Caribe. Lo que adoro: sus colores, su folclor y su clima que juntos dan a todo un toque esto sí que es vida. Lo que odio: sus precios (como toda buena isla) y sus mosquitos, que son como una versión insecta de Chuck Norris. Holbox ha ganado un lugar tan importante en mi corazón, que seguido suelo describirlo como mi esquina favorita del planeta. Mis recomendaciones: Hotel Casa Las Tortugas, un hotel adorablemente decorado con vibrantes acentos mexicanos que me recordaban continuamente a la Kahlo; su martini al jalapeño es un must.
La segunda joya es Xcacelcito, una playa situada entre Playa del Carmen y Tulum. Su punto fuerte: es una playa virgen con un cenote a sus espaldas, ajá.

Los dejo con esta foto de el último atardecer que me dio el Caribe. Sucedió antes de embarcar el ferry que nos llevaría de regreso a Playa del Carmen. Nunca he estado tan feliz de una fila larga.
¿Cuáles son sus joyas del Caribe favoritas?

[/x_tab][/x_tabs][x_image type=”none” src=”http://www.ahtzirilagarde.com/wp-content/uploads/SunsetCozumel.jpg” alt=”” link=”false” href=”#” title=”” target=”” info=”none” info_place=”top” info_trigger=”hover” info_content=””][/x_column][/x_row][/x_section]