viva la vida inspired self-portrait celebrating 30th anniversary

Viva la Vida

In BETWEEN US by ahtzirilagarde

Desde el Lunes, algunas personas (especialmente aquellas jóvenes), me han preguntado qué se siente tener treinta años. Esa era la misma pregunta que yo le hice a todos los que ya habían alcanzado y/o superado esa edad. Aunque hubo quien me dijo que lo disfrutó o que fue un día como otro más, la mayoría dijo que había sido un momento significativo en sus vidas y encima, lo hizo con un énfasis de amargura. Asimismo, mis amigos más jóvenes parecían nerviosos o asustados por la conjunción del 3 y del cero; hubo hasta quien me dio su pésame.

Fue así como el Domingo por la noche, decidí sentarme a solas y preguntarme qué sentía de estar próxima a los 30. Esta es mi respuesta:

Hablemos del atardecer. Dante dice que a los 35 años, uno se encuentra a la mitad de su vida. Tal vez yo no me encuentre exactamente en el atardecer, pero diría que estoy bien entrada la tardecita (eso sin mencionar que en esos tiempos la esperanza de vida era de 70 años. Habrá que readaptar esa expresión a nuestros días).
Algunos de ustedes se encontrarán a medio día (diría más bien a la hora de la comida, ¿eh?), otros están en pleno atardecer, pero debo confesar que por más arrebatado que parezca, son a estos últimos a quienes miro con más ilusión. La vida (o mejor dicho, la sociedad) nos enseña a valorar lo resplandeciente y lo tupido, pero en realidad, hay mucha magia del otro lado del hemisferio, en donde no pega la luz.

Con el pasar de los años, aprendí a apreciar las tardes y las noches, el Otoño y el Invierno. La Luna no será tan brillante como el Sol, pero es más enigmática y compleja; hay que comprender sus fases y sus consecuencias en la marea. De la misma forma, las estrellas y las constelaciones que sólo con el tiempo, aprendemos a conectar. Los colores más intensos del día los tiene el atardecer, el sonido de la lluvia es terapéutico, sobretodo cuando se acepta como una descarga necesaria e incluso, a veces hasta se extraña la adrenalina de una buena tormenta. Hoy estoy feliz por haber adquirido las herramientas suficientes para valorar mi existencia en este planeta, para comprender y apreciar el maravilloso crepúsculo que está por venir. Espero que al final del día, me pueda recostar, quizás un poquito cansada, a apreciar las estrellas con una sonrisa.

Since Monday, some people (especially those young) have asked me how it feels to be 30 years old. That was the same question I did to all those who had already reached and/or exceeded that age. Although there was who told me that they enjoyed it or it was a day like any other, most of them said it was a significant moment in their lives and that was said with an emphasis of bitterness. Also, my younger friends seemed nervous or frightened by the conjunction of the 3 and the 0; there was even one who gave me her condolences. That was how the Sunday night, I decided to sit alone and wonder what felt to be close to 30. This is my answer:

Let’s talk about sunsets. Dante says that at age 35, we’re half way of our life. Maybe I’m not exactly in the evening, but I’d say I’m well into the early evening (not to mention that at that time life expectancy was 70 years. We must readjust that expression to these days).
Some of you are at noon (‘d rather the lunch, huh?), others are in the evening, but I must confess that for more wrested it seems, are the latter ones whom I look with more enthusiasm. Life (or rather, society) teaches us to value the shine and the full, but actually there is much magic across the hemisphere, where no light hits.

Over the years, I learned to appreciate the afternoons and evenings, Autumn and Winter. The Moon will not be as bright as the Sun, but is more enigmatic and complex; we must understand its phases and its impact on the tide. Likewise, the stars and constellations that only with time, we learn to connect. The most intense colors of the day happen at sunset, the sound of rain is therapeutic (especially when it is accepted as a necessary discharge) and even to miss the adrenaline of a good storm. Today I am happy to have acquired enough tools to assess my existence on this planet, to understand and appreciate the wonderful twilight is coming. I hope that at the end of the day, I can lie down, maybe a little tired, to appreciate the stars with a smile.

Share this Post

Follow Blog
Suscribe via mailFollow via Bloglovin